El uso de la
Iboga

La iboga ha mostrado tener un gran potencial como herramienta en el tratamiento de las adicciones. Por sus efectos farmacológicos, la iboga puede suprimir el síndrome de abstinencia y atenuar el craving (compulsión psicológica) de varias drogas de abuso. Por sus efectos psicológicos puede facilitar una mayor comprensión acerca de uno mismo y de los procesos implicados en la adicción. Sin embargo, la iboga no es una panacea y requiere de un proceso terapéutico multidisciplinar en el que se aborde al paciente, el entorno y la familia.

Proceso Terapéutico

Iboga y su alcaloide principal Ibogaína presentan efectos potencialmente útiles en el tratamiento de las adicciones. Se ha observado que tras la administración de iboga/ibogaína desaparece el síndrome de abstinencia provocado por los opiáceos. Además, después de la ingesta de iboga,se produce un periodo, de duración variable, durante el cual se reduce de forma significativa el deseo de consumir drogas de abuso (craving) como los opiáceos, el alcohol, benzodiacepinas, crack y cocaína, (met-)anfetamina o tabaco. El tiempo estimado para la recuperación bioquímica cerebral de pacientes desintoxicados es de tres meses aproximadamente. Resulta interesante el hecho de que la iboga proporcione esta disminución del craving de varias semanas hasta tres meses aproximadamente.

Este período, en el que el deseo de consumir se reduce significativamente, plantea una oportunidad única para la persona adicta. Es durante este periodo cuando el proceso terapéutico puede permitir que se den los cambios duraderos y que la persona adopte nuevos hábitos y reformule sus relaciones para permanecer abstinente. Y es durante este periodo cuando es muy conveniente seguir un proceso terapéutico, pues va a ser este el que determine el éxito del tratamiento.

Sin embargo, la iboga no es un tratamiento milagroso. Se requiere que la propia persona esté motivada para abordar su problema de adicción en todos los niveles y una implicación en el proceso por parte de sus familiares.

Renuncia de responsabilidad

ICEERS se responsabiliza de que la información presentada en este sitio web sea fidedigna en el momento de su publicación. Sin embargo, con el avance del tiempo surge nueva información científica y médica que puede hacer que la información presentada aquí pierda vigencia. Con el tiempo también pueden cambiar tanto las leyes como su aplicación. Además, las leyes y normas legales con respecto al uso de sustancias discutidas en este sitio web varían en función de las diferentes jurisdicciones de cada país. Se le recomienda al lector consultar cuidadosamente las fuentes apropiadas para estar al tanto de la información vigente en temas científicos, médicos y legales. El material de este sitio web no pretende ni debe ser utilizado en reemplazo de una consulta personal con médicos y abogados.

La información ofrecida en este sitio web tiene un uso exclusivamente informativo y no debe ser utilizada para diagnosticar una enfermedad, condición médica o para prescribir tratamiento alguno. La información contenida en este sitio web no pretende fomentar el uso de plantas etnobotánicas. ICEERS previene específicamente respecto al uso de materiales etnobotánicos fiscalizados sin una guía profesional, sin una adecuada monitorización o sin una adecuada evaluación personal respecto al daño o al riesgo potencial que puede ocasionar su uso. ICEERS rechaza específicamente toda responsabilidad legal respecto a cualquier accidente, lesión o daño que se pueda sufrir como consecuencia directa o indirecta del uso o aplicación de cualquiera de los contenidos aparecidos de este sitio web.