Contacto

Para consultas sobre la utilización de plantas etnobotánicas, o en caso de experimentar una situación adversa o dificultades de integración, consulta esta página. Para preguntas relacionadas con el apoyo legal, consulta esta página.

  • No ofrecemos sesiones de ayahuasca o iboga.
  • No recomendamos a personas que realicen sesiones.

    yes
    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se le aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.
    map mapa marcador ICEERS

    Oficina

    Carrer de Sepúlveda, 65 , Oficina 2, 08015 Barcelona, España +34 931 88 20 99
    palabras ayahuasca words ICEERS vine liana vid

    ¿Qué hay en un nombre? Las diferentes palabras para «ayahuasca» y por qué son importantes

    30.05.2019

    ¿Qué se esconde tras un nombre? ¿Por qué son importantes las diferentes palabras utilizadas para denominar a la ayahuasca? La ONU ha declarado el 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas. Por ello, se trata de un momento perfecto para celebrar los muchos nombres que se le han dado al preparado conocido internacionalmente con el nombre de «ayahuasca».

    Ayahuasca y palabras

    Los indígenas del Putumayo han estado tomando ayahuasca durante generaciones, pero «ayahuasca» no significa nada para ellos. La palabra transmitida por los ancianos en esta región es «yagé». Una distinción que va más allá del lenguaje, pero también se dirige al núcleo de su tradición.

    En un principio, esta distinción puede parecer insignificante. Sin embargo, como explica la UNESCO, una agencia dentro de las Naciones Unidas, las palabras llevan consigo historias y cuerpos de conocimiento completos. En el caso de la ayahuasca, el yagé o las docenas de nombres que se utilizan para esta elaboración, estas historias constituyen un reflejo de las diversas y profundamente personales maneras en que las personas de todo el mundo se comprometen con la misma mezcla vegetal.

    Por eso, las Naciones Unidas han declarado el 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas. Según la ONU, estos idiomas están desapareciendo a «una velocidad alarmante». Hay entre 6.000 y 7.000 idiomas en todo el mundo. El noventa y siete por ciento de la población mundial habla el cuatro por ciento de ellos. La mayoría de las lenguas restantes constituyen el patrimonio de los pueblos indígenas.

    Por supuesto, el mundo sería culturalmente un lugar más pobre si se perdieran. Pero, según escribe la UNESCO, también resulta esencial reconocer que estos idiomas están entrelazados con «sistemas complejos de conocimiento y comunicación». Así pues, «deben ser reconocidos como un recurso nacional estratégico para el desarrollo, la construcción de la paz y la reconciliación».

    Diversidad de prácticas, diversidad de nombres

    Éste es claramente el caso de las comunidades que tienen ricas tradiciones de ayahuasca. La planta medicinal forma parte de las prácticas de aproximadamente cien grupos indígenas en la Amazonía que se extienden por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Venezuela, según escribe la activista indígena Daiara Tukano en Chacruna. Estas comunidades gestionan la propia selva tropical del Amazonas, que alberga el diez por ciento de la biodiversidad conocida en el mundo. También, y de forma significativa, sus prácticas sagradas con plantas medicinales constituyen un mecanismo para comunicarse con este ecosistema y fomentar la resiliencia para protegerlo de fuerzas externas. Cada una de estas prácticas resulta única.

    El antropólogo Luis Eduardo Luna, en su tesis Vegetalismo, enumera 42 nombres para la elaboración de la ayahuasca o la vid de la Banisteriopsis caapi (no distingue entre las dos). Sólo en Brasil, el preparado se conoce como uni, nixi pãe, caapi y camarampi, entre otros nombres. El doctor en etnología Frederick Bois-Mariage, en su blog sobre ayahuasca, también enumeraba 19 nombres sólo para la cepa B. caapi de Panamá, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Bolivia y Venezuela.

    La palabra «ayahuasca» viene del quechua, un idioma que, según Bois-Mariage, era el idioma oficial del imperio inca y todavía se habla en varios dialectos, principalmente en Perú, Ecuador y Bolivia. Viene de la palabra «huasca» o «waska» que, según Bois-Mariage y mayoritariamente, significa «cuerda».

    La importancia de las palabras

    La «aya», sin embargo, se interpreta por parte de algunos eruditos como una referencia a la muerte, y por otros como una referencia al espíritu. Este pequeño desacuerdo, en sí mismo, proporciona un vistazo a las grandes implicaciones que la etimología puede acarrear para nuestra comprensión de una planta y su significado en diferentes comunidades.

    La importancia de respetar las diversas prácticas y palabras para la ayahuasca será un tema central en la World Ayahuasca Conference de esta primavera. Allí, diversos participantes explorarán cómo pueden comunicar sus diferencias y puntos en común para formar alianzas que apoyen la protección de este tesoro cultural en toda su diversidad.

    Categories: Ayahuasca , PsychePlants
    Tags: ayahuasca , Naciones Unidas , etimología

    Informe técnico plantas psicoactivas ICEERS PsychePlants

    Informe psicoactivo gratuito

    Un informe técnico de 190 páginas que proporciona información sobre doce plantas y hongos psicodélicos. Los contenidos desarrollados incluyen componentes activos, métodos de uso, historia cultural, información legal y estrategias de reducción de riesgos.