INSCRIPCIONES ABIERTAS - Formación en integración para facilitadores. Infórmate ahora

Contacto

Para consultas sobre la utilización de plantas etnobotánicas, o en caso de experimentar una situación adversa o dificultades de integración, consulta esta página. Para preguntas relacionadas con el apoyo legal, consulta esta página.

  • No ofrecemos sesiones de ayahuasca o iboga.
  • No recomendamos a personas que realicen sesiones.

    map mapa marcador ICEERS

    Oficina

    Carrer de Sepúlveda, 65 , Oficina 2, 08015 Barcelona, España +34 931 88 20 99
    United States ayahuasca USA EE UU Estados Unidos

    Estados Unidos: el gigante de la ayahuasca

    17.10.2023
    Carlos Suárez Álvarez & ICEERS | 17 Octubre 2023

    ¿Podría Richard Evans Schultes, el estimado botánico de Harvard y pionero en la investigación de la ayahuasca, haber imaginado alguna vez que los descendientes de los chamanes amazónicos con los que colaboró realizarían algún día giras chamánicas similares a las de las estrellas del pop por Norteamérica? ¿Podrían Allen Ginsberg y William S. Burroughs, dos figuras emblemáticas de la contracultura de la generación beat, haber imaginado que su libro Las cartas del yagé inspiraría a cientos de miles de personas a embarcarse en una profunda peregrinación al Amazonas, dando lugar finalmente al fenómeno que hoy conocemos como «turismo de la ayahuasca»?

    Contemplando estos escenarios, uno no puede dejar de preguntarse cómo reaccionarían estas figuras históricas cuando las iglesias brasileñas de la ayahuasca obtuvieron autorización para importar y administrar su sacramento, conocido como daime, en plena era de la «guerra contra las drogas». ¿Cómo responderían al descubrir que, más de cincuenta años después de sus exploraciones, aproximadamente 1,3 millones de sus conciudadanos ya han probado el brebaje amazónico?

    El consumo de ayahuasca en las estadísticas oficiales

    La Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud (NSDUH), una encuesta federal de seguimiento del consumo de drogas en EE UU, no pregunta explícitamente sobre la ayahuasca. Sin embargo, a través de un examen meticuloso de los libros de códigos (que contienen una gran cantidad de datos excluidos del informe completo), logramos estimar el número de individuos que habían experimentado con ayahuasca al menos una vez en su vida. Según nuestros cálculos, aproximadamente el 0,5% de la población estadounidense mayor de 14 años (lo que equivale a aproximadamente 1,3 millones de personas) habría probado la ayahuasca en algún momento de su vida en 2019. Este porcentaje se alinea estrechamente con otros países que disponen de estadísticas de consumo de ayahuasca, como Colombia (0,8%), la República Checa (al menos 0,5%), Brasil (0,37%) y España (0,2%).

    Además, nuestras estimaciones sugieren que, sólo en el año 2019, aproximadamente 200.000 individuos en los Estados Unidos tomaron ayahuasca. En otras palabras, el 15% de las personas que habían experimentado previamente la ayahuasca lo hicieron durante el año anterior a la encuesta.

    La intrigante demografía de las personas que toman ayahuasca

    Para delinear el perfil socioeconómico de las personas que toman ayahuasca en Estados Unidos, recurrimos a la Encuesta Global sobre el Consumo de Ayahuasca (GSAD), un extenso estudio internacional encabezado por la Universidad de Melbourne. Esta amplia encuesta obtuvo respuestas de más de 11.000 personas, incluidas más de mil procedentes de Estados Unidos.

    Según los resultados de la GSAD, el consumo de ayahuasca en Estados Unidos se encuentra notablemente equilibrado en términos de género, con un 49,2% de hombres, un 50,4% de mujeres y un 0,4% de otros géneros. Cabe destacar que dos de cada tres consumidores de ayahuasca en EE UU tienen al menos un título universitario, lo que refleja un grupo demográfico altamente educado. Más del 60% de los encuestados declararon tener cargos directivos o trabajar en profesiones liberales.

    La encuesta de la GSAD también arroja luz sobre la edad a la que los estadounidenses experimentan por primera vez con la ayahuasca, revelando que casi el 70% la probó por primera vez después de los 30 años. Esto indica una edad de inicio más tardía en comparación con otras sustancias. Además, casi la mitad de los encuestados declararon haber consumido ayahuasca menos de cinco veces en su vida, lo que sugiere que la ayahuasca no conduce a la dependencia. Este perfil socioeconómico concuerda con otras investigaciones realizadas en diversos países, incluidos estudios realizados por ICEERS en España y Holanda.

    Muertes en los medios de comunicación

    En el momento de escribir este artículo, ninguna autopsia ni análisis toxicológico ha podido atribuir definitivamente la muerte de ningún individuo a una intoxicación aguda por ayahuasca (para un análisis más profundo de las muertes relacionadas con la ayahuasca, consulte el informe completo sobre este tema). En el período de 1994 a 2022, los medios de comunicación han asociado 58 muertes en todo el mundo con el consumo de ayahuasca, y diez de estos casos involucran a ciudadanos estadounidenses. Entre estos diez casos, cuatro ocurrieron en Estados Unidos.

    El primer caso, en 2015, afectó a un hombre anónimo que probablemente murió por intoxicación con 5-MeO-DMT sintética. En 2012, Garth Dickson se ahogó en un lago de California poco después de participar en una ceremonia de ayahuasca. Lindsay Poole falleció en 2016 tras una ceremonia de ayahuasca. Aunque se realizó una autopsia, los resultados no se hicieron públicos. Las noticias indicaron que Poole sufrió un desmayo durante la ceremonia y murió por causas desconocidas. En 2018, Brandon Begley murió de hiponatremia, una afección derivada del consumo excesivo de agua durante una sesión de ayahuasca.

    Otras seis muertes de ciudadanos estadounidenses se registraron fuera del país. En 2007, Kevin Furnas se suicidó en su apartamento de Perú. Aunque su muerte se asoció a la ayahuasca debido a su papel como facilitador en centros de retiro, no hay información que indique que hubiera consumido el brebaje antes de su muerte. En 2012, Kyle Nolan falleció en circunstancias poco claras tras consumir ayahuasca en un centro de retiros sin la supervisión de un facilitador. Dos autopsias arrojaron resultados no concluyentes.

    En 2016, Alfonso Geovani D’Rose fue hallado muerto en su habitación de un centro de retiros a la mañana siguiente de una ceremonia. Los medios locales sugirieron que se desplomó y se golpeó la cabeza. Ese mismo año, Christina Melissa Jenkins fue hallada muerta horas después de finalizar una ceremonia en un centro de retiros del Valle Sagrado. La causa de la muerte sigue sin determinarse. También en 2016, Lesley Allison murió en Ecuador debido a una fractura cervical derivada de convulsiones inducidas por la ayahuasca. Matthew Mellon, un magnate de las criptodivisas con problemas de abuso de sustancias, murió en 2018 en circunstancias poco claras en una habitación de hotel en México. No se revelaron los resultados de la autopsia. No se confirmó si había consumido o no ayahuasca en las horas previas a su muerte.

    La prevención de estas diez muertes podría haber sido posible si las ceremonias de ayahuasca se hubieran ceñido a unas normas de seguridad mínimas. Dado que el interés por la ayahuasca sigue creciendo, con casi un millón y medio de personas que toman esta planta medicinal, la adopción de normas de seguridad resulta crucial en Estados Unidos. Numerosos grupos realizan ceremonias de ayahuasca bajo la justificación de la libertad religiosa, y han surgido varias «iglesias ayahuasqueras» basadas en exenciones legales similares a las de la União do Vegetal y el Santo Daime.

    Independientemente de los procedimientos utilizados en las sesiones de ayahuasca, las prácticas irresponsables suponen riesgos para la seguridad pública y pueden afectar al movimiento ayahuasquero, que ofrece beneficios espirituales y curativos a la comunidad en general. ICEERS aboga por la mejora de las prácticas con ayahuasca a escala internacional.

    Lee más sobre los resultados en el resumen ejecutivo de «Ayahuasca, consumo global y mortalidad en los medios». Puedes solicitar el informe completo de 196 páginas aquí.

    Lecturas complementarias

    Cuatro millones de personas han tomado ayahuasca en el mundo

    El turismo de la ayahuasca: quién, cómo y dónde

    Ayahuasca, consumo global y muertes difundidas en los medios

    Estado de salud de participantes en ceremonias de ayahuasca en Holanda

    Categories: Informe Ayadeath
    Tags: consumo , death , ayahuasca , Estados Unidos , muerte