Contact

For inquiries regarding the utilization of ethnobotanicals, or in case you are experiencing an adverse situation or difficulty integrating and experience, please read this page. For inquiries regarding legal support , please read this page.

  • We don’t offer sessions of ayahuasca or iboga.
  • We don’t recommend centers or people who perform/do sessions.
yes
This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Office

Carrer de Sepúlveda, 65 , Officina 2, 08015 Barcelona España +34 931 88 20 99
agora ddhh research science ICEERS

La conexión entre ciencia y derechos humanos

Genís Oña 02.10.2019

Un diálogo comunitario explora el derecho a la salud

El pasado martes día 7 de mayo de 2019 tuvo lugar el Àgora de Drets Humans organizada por ICEERS en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona (PRBB). La iniciativa de las ágoras nace de la colaboración entre la Estructura de Drets Humans de Catalunya y el Síndic de Greuges, aunque cada una de ellas (se han celebrado más de 30 en los últimos meses) está impulsada por la ciudadanía y organizaciones no gubernamentales. El objetivo de estos encuentros es generar diálogos y propuestas concretas con la intención de incorporar las peticiones de la sociedad civil en el Pla de Drets de la Generalitat de Catalunya.

Desde las secciones de Ciencia y Derechos Humanos de ICEERS se organizó un ágora centrada en la intersección entre el derecho a gozar del beneficio del progreso científico, la indispensable libertad de investigación y el derecho al nivel más alto posible de salud. El trabajo de ICEERS gira muy a menudo en torno a estos derechos y su respectiva intersección, tanto en lo que respecta al trabajo de defensa legal y a la promoción de unas políticas de drogas basadas en derechos humanos, como en el caso de las limitaciones con las que nos encontramos a la hora de impulsar investigaciones científicas. Mientras que en algunos casos el incumplimiento de estos derechos se ha trabajado de manera explícita (ver por ejemplo aquí o aquí), en otros, como por ejemplo en lo que se refiere a investigación científica, este tan solo se ha reconocido y abordado de manera liminal. Por este motivo, la propuesta por parte de la Estructura de Drets Humans nos pareció una buena oportunidad para profundizar en estos derechos y al mismo tiempo fomentar un debate comunitario con el fin de incidir en las políticas de nuestro territorio.

Cannabis terapéutico

La situación más cercana a nosotros en la cual el incumplimiento de estos derechos se hace más patente es en el caso de las y los pacientes que deciden utilizar cannabis con fines terapéuticos. En primer lugar, la investigación con cannabis cuenta con diversas limitaciones. Por una parte, existen distintas barreras financieras, administrativas o incluso epistemológicas que dificultan la puesta en marcha de la investigación sobre el potencial terapéutico del cannabis. Cuando se superan estas barreras, encontramos obstáculos regulatorios y políticos que fomentan la distancia entre la investigación científica y la realidad de la práctica clínica, que finalmente dificultan ampliamente el libre, seguro y rápido acceso al cannabis medicinal por parte de las y los pacientes. En segundo lugar, es a partir de esta dificultad cuando se incumple de manera sistemática el derecho de toda persona a disfrutar del nivel más alto posible de salud física y psicológica. Por tanto, con el objetivo de focalizar el debate y el perfil de las personas invitadas, decidimos centrar esta ágora en este escenario en particular, en el que, además, llevamos trabajando desde hace algunos años desde el proyecto Cannabmed.

La iniciativa tuvo muy buena acogida por parte de las personas invitadas a participar en el debate. De esta manera, además de representantes del Institut de Drets Humans de Catalunya y del PRBB, contamos con la participación de más de 20 personas con una u otra implicación en el campo del cannabis terapéutico. Entre ellas había investigadores/as, antropólogos/as, médicos, pacientes que actualmente utilizan cannabis con fines terapéuticos, activistas, trabajadores/as sociales o políticos/as, entre otros.

Encontramos obstáculos regulatorios y políticos que fomentan la distancia entre la investigación científica y la realidad de la práctica clínica

A lo largo de todo el debate, que se llevó a cabo de manera excepcionalmente ordenada y educada, se llevó a cabo una primera fase de “diagnóstico” del problema, poniendo de relieve aquellos aspectos en los que la falta de cumplimiento de estos derechos se manifiesta más claramente. De esta manera, algunos científicos denunciaron las actuales dificultades existentes a la hora de llevar a cabo investigación independiente (aquella no asociada a la industria farmacéutica) con drogas psicoactivas. La dificultad principal es económica. Las instituciones de investigación solicitan los mismos costes que se aplican a la industria farmacéutica, cuando la capacidad para costearlos es claramente distinta. Además, debido al actual estigma y a la instauración de un modelo prohibicionista, las subvenciones gubernamentales recaen mayormente sobre grupos grandes de investigación centrados en encontrar y describir efectos nocivos de drogas como el cannabis. Grupos de investigación más pequeños, interesados en encontrar potenciales usos medicinales, se encuentran de este modo con muchas más dificultades para iniciar estudios.

Agora Science Research ICEERSLos pacientes que participaron en el diálogo expresaron su perplejidad y desesperación ante la situación actual. Para ellos, las discusiones científicas y políticas en torno al uso o estado legal del cannabis no tienen ningún sentido, ya que su prioridad es encontrar soluciones a un estado de salud complicado, y si el cannabis o cualquier otra planta puede ayudarles, necesitan acceder a las mismas de manera rápida y segura.

Tras el debate inicial, se recogieron una serie de propuestas específicas que se incluirán en el informe que se entregará al Parlament de Catalunya, para la futura elaboración del Pla de Drets. Entre ellas encontramos:

  • Documentar y remarcar los obstáculos financieros, administrativos y legales que están dificultando la investigación con sustancias psicoactivas, y cómo esto afecta a los y las pacientes;
  • Promover investigación con sustancias psicoactivas en Cataluña, la cual puede utilizarse para diseñar políticas de drogas basadas en derechos humanos;
  • Reconocer la diversidad de disciplinas y tipos de conocimiento en cuanto a la obtención de información;
  • Llevar a cabo más investigación con perspectiva de género;
  • Desarrollar medidas concretas para permitir a científicos independientes llevar a cabo sus investigaciones, incluyendo la eliminación de barreras en cuando al acceso a financiación. 

Imágenes por ICEERS

Categories: OTHERS , HUMAN RIGHTS , RESEARCH & INNOVATION
Tags: Derechos humanos , ciencia , cannabis , Agora